• Español (es)
    • English (en)
    • Italiano (it)
  • La belleza, una rutina en las noches de una Escort. 

    La belleza, una rutina en las noches de una Escort. 

    Ser Escort es sinónimo de belleza, para ello el usar maquillaje es un hecho ineludible, también resulta pesado tener que maquillarte perfectamente todos los días, todas las putas en Valencia, tenemos que ocultar los indicios que nuestro rostro denuncia en forma de fatiga y que debemos de ocultar bajo esa capa de polvos mágicos, las largas y a veces interminables noches sin dormir, las imperfecciones que muestra nuestra piel, en realidad son nuestra identidad real, bellas mujeres que alquilan sus cuerpos al placer y que durante una jornada de trabajo, adquieren una personalidad que en la mayoría de ocasiones dista del personaje ficticio al que encarnamos, somos actrices con un nombre de guerra.

    Existen ocasiones en los que deseas que el personaje desaparezca de tu vida, así como en tantas otras, desearías ser el personaje, por encima de ese yo real. Al final, toda prostituta es una actriz de método, quizá llevamos hasta un punto mas allá de lo radical del sistema Stanilavski y es que para muestra un botón o si lo prefieres, una cita en Valencia con alguna de nosotras.

     

    No cabe duda que muchas de nosotras en algún momento sufrimos un trastorno de identidad, a muchas actrices les sucede, sobre todo a aquellas que interpretan personajes en series televisivas de éxito y todo el mundo las conoce con esa identidad falsa, pues a las Putas nos sucede lo mismo, además nuestro personaje tiene distintos matices dentro de un guión no escrito y que haría las delicias de los directores que dieron fama a aquel movimiento cinematográfico llamado “Nouvelle Vague”, de hecho tenemos una película muy representativa en ese movimiento, “Vivir su Vida” así es que cuando hablas con un cliente por teléfono para pedir cita previa debes de intentar sacar la información necesaria para inventar esa escena que está próxima en en el tiempo, en la mayoría de ocasiones el guión se escribe entre la ducha y las primeras caricias, justo delante del cliente, siempre debes de encarnar a esa diva sexy, picante, ardiente o a esa chica tímida que podría ser la vecina de abajo, la cajera del supermercado, la camarera del bar de la esquina o esa zorra traviesa que has visto en alguna película porno … Pero siempre bien maquillada y perfumada.

    Es mucho el dinero que las Escorts invertimos en maquillaje, si usando las mejores marcas del mercado, al final pasan factura en la piel, imagina cuando algunas de nosotras adquirimos esas “marcas blancas” lo que puede ocurrir. Por regla general, una escort que se precie, deberá tener siempre en su agenda apuntada la visita con el dermatólogo, así como con el ginecólogo, para tratar de estar totalmente sana y evitar cualquier agresión cutánea o en las zonas íntimas.

    Lo que mas le gusta a una puta sin duda, es cuando llega su día libre, la bolsa de maquillaje se esconde fuera del alcance de los ojos, como ocurre con los zapatos de tacón y los vestidos de noche. Los pantalones vaqueros, un jersey, zapatillas y una coleta es sinónimo de desconexión, además, poder disfrutar de un día de cine sin tener que estar pendiente del teléfono o consultas por WhatsApp es sin duda el mayor de los placeres.

    Disfrutar de una comida sin prisas ni interrupciones, poder ingerir esos alimentos y salsas que en los días de trabajo tienes que evitar, es lo mas. Pero no cabe de duda de que de nuevo, de todas las partes del cuerpo que posee una escort, la mas beneficiada es la piel, libre de maquillaje, 24 horas en las que la dermis va a respirar, regenerarse y acogerá a esos rayos de sol que en Valencia están reservados para sus putas.

     

    escorts-valencia-geishavalencia-la-belleza-la-rutina-en-las-noches

    Comments
    1. Veronica:

      Este artículo he ha hecho recordar cuando trabajaba de administrativa y también de escort y alguna noche me tocaba irme por ahí y volver a las tantas, tener que ir al trabajo al día siguiente con una cara… jajaja

      Un saludo
      Veronica

    Leave a Reply